Conversaciones con el arquitecto Vicenç Mulet

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Pin It Share 0 Filament.io 0 Flares ×

Muchas veces en nuestras vidas nos topamos con personas que, con su visión, son capaces de cambiarnos nuestra equivocada perspectiva de las cosas. Y es que a veces, una agradable conversación puede ayudarnos a entender las cosas mejor.

Esa persona especial es el arquitecto Vicenç Mulet. En una conversación de esas que empiezan con un buen apretón de manos y acaban horas después, hablamos sobre porqué es SEO esa necesario para algunas empresas, pero no para la arquitectura.

Por lo general yo suelo defender que el posicionamiento web es importante en todos los sectores. Argumenté que nuestros clientes potenciales no estaban ya por las calles, sino en la red y su sector tampoco se iba a librar.

Fue entonces cuando Vicenç Mulet me argumentó que por lo general un cliente que necesita a un arquitecto no se puede basar en los resultados en Google, sino que la mayoría venían por recomendación de otros clientes contentos.

Me costaba creer las palabras de Vicenç porque eso está bien para el que lleva 20 años en la profesión, pero ¿el que sale de la carrera como lo hace? ¿Dónde consigue sus primeros clientes?

Ahí fue cuando Vicenç Mulet me explicó que cuando empiezan los arquitectos, siempre suelen trabajar para otros o incluso para grandes firmas donde adquieren mucha experiencia y les da libertad para desarrollar su potencial. En cuando a ese argumento no podía rebatirlo porque era una realidad. Y eso me hizo pensar que quizá mis clientes potenciales jamás serían noveles de ninguna profesión.

Cuando analizamos nuestros clientes potenciales pensamos… son todos. Pero ese es un error que me hizo ver Vicenç Mulet. Hemos de ser críticos y hablar con mucha gente para abrir nuestro entendimiento de las cosas.

Pequé de soberbia y no quise asumir tenía razón. Nadie cuando empieza necesita el seo en sus webs o profesiones. Sólo cuando han de salir a buscar clientes, tras un tiempo de experiencia pueden llegar a necesitarme. Y entre los dos llegamos a la conclusión que jamás sería gente menor de 30, por falta de fondos y de conocimientos paralelos.

Creo que la conversación con el arquitecto Vicenç Mulet me ayudó a entender más a mi público objetivo y os invito a hacer un ejercicio de humildad y abráis vuestras mentes a las opiniones de los demás.

Gracias Vicenç Mulet